Hacia la Ley de Igualdad y Libertad Religiosa III

3er Informe de participación en la Comisión de Redacción del “Proyecto de Ley de Cultos” del Ministerio de Gobierno y Policía. Quito, 7 y 8 de enero de 2010:

LEY ORGANICA DE IGUALDAD Y LIBERTAD RELIGIOSA

Considerandos (preámbulo)

TITULO PRIMERO:

Normas Generales

Artículo 1.- Objeto y finalidad de Ley.- Esta Ley tiene por objeto garantizar a la persona humana el derecho a practicar, conservar, cambiar, profesar en público o en privado, su religión o sus creencias, y a difundirlas individual o colectivamente, de conformidad con la Constitución de la República y los tratados internacionales suscritos y ratificados por el Ecuador.

Artículo 2.- Ámbito de Aplicación.- La presente Ley regula las relaciones entre el Estado y las entidades religiosas.

Artículo 3.- Definiciones.-

Religión.- es el conjunto de creencias, doctrinas, y normas que unen al ser humano con Dios.

Entidad religiosa.- Es el conjunto de personas humanas y/o jurídicas que en razón de su fe y creencias religiosas, se asocian para expresarse públicamente, y que se manifiestan en Iglesia, Comunidad de fe, Organización religiosa y Organizaciones de Integración Religiosa.

Iglesia.- Es el conjunto de personas humanas que profesan una determinada fe y que así se identifica.

Comunidad de Fe.- Es el conjunto de personas humanas que profesan una determinada fe, y que no se identifica como Iglesia.

Organización Religiosa.- Es el conjunto de personas humanas reunidas bajo un objetivo y fines comunes

Organización de Integración Religiosa.- Es la asociación de personas jurídicas constituidas por Iglesias o Comunidades de Fe, con estructuras administrativas y funcionales para el cumplimiento de un objetivo determinado de carácter religioso.

Artículo 4.- Entidades no amparadas en la Ley.- No se considera como entidad religiosa a quienes promuevan y/o realicen actividades relacionadas con adoración o sometimiento al mal, ritos maléficos, satánicos u otro tipo de actividades que propugnen el cometimiento de pecados generalmente definidos por las entidades religiosas, o aquellos cuyos actos incluyan crueldad sobre terceras personas o sobre sí mismo como la automutilación o suicidio, crueldad a animales o daño al medioambiente, o cualquier tipo de delitos tipificados en los cuerpos penales del país; la experimentación de fenómenos astrofísicos, síquicos, parasicológicos, extrasensoriales, astrológicos o sincretistas; o a quienes presten servicios de resolución de problemas y armonización personal, mediante técnicas parasicológicas, espiritistas, de adivinación, mágicas, de ejercicios físicos o mentales, paranormales y/o ufologías; o las que únicamente difundan valores filosóficos, humanísticos o científicos.

TÍTULO SEGUNDO

Principios y Derechos

Art. 5.- Libertad de conciencia y religión.- El Estado de conformidad con la Constitución y los instrumentos internacionales suscritos y ratificados por el Ecuador reconoce, protege y garantiza la libertad de conciencia y sus prácticas religiosas; y se dirige hacia el pleno respeto de la dignidad de la persona humana. El Estado promoverá su real goce y ejercicio sin perjuicio del respeto al principio de laicidad.

Art. 6.- Principio de laicidad.- El Ecuador es un Estado laico, por tanto, ninguna es ni será oficial o estatal. Dentro de un régimen de neutralidad y autonomía, el Estado mantiene relaciones armónicas con las entidades religiosas establecidas en el Ecuador y mantiene una posición de imparcialidad frente a sus concepciones y creencias.

Art. 7.- Principio de igualdad y equidad religiosa.- En lo formal, todas las entidades religiosas son iguales ante la ley en derechos, obligaciones y beneficios. Ninguna ley y ningún convenio que firme el gobierno ecuatoriano puede ser discriminatorio de cualquier entidad religiosa.

En lo material, se prohíbe toda acción u omisión que directa o indirectamente discrimine a una entidad religiosa en razón de sus creencias, práctica o ideario. El Estado no podrá reconocer u otorgar a ninguna entidad religiosa un trato privilegiado en desmedro de otras.

Art. 8.- Principio de libertad religiosa.- Toda persona tiene derecho a profesar una religión, a conservarla o a cambiarla, a exteriorizarla a través de la libre manifestación individual o colectiva, pública o privada, lo que incluye el culto, la difusión e información religiosa, la formación, educación, misión y enseñanzas religiosas, la reunión y asociación con fines religiosos y otras libertades que guarden relación con aquellas.

Art. 9.- Creencias religiosas de los pueblos y nacionalidades indígenas.- El Estado respeta y garantiza la protección de los derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas y originarias a mantener, desarrollar y fortalecer su identidad étnica, religiosa y cultural. Ello incluye la libertad de acceso y la protección de sus lugares sagrados e históricos, y rituales, y todo derecho espiritual reconocido en la Constitución y en los respectivos instrumentos internacionales.

Los pueblos y nacionalidades indígenas en sus comunidades y territorios garantizarán que sus miembros ejerzan el derecho a practicar, conservar, cambiar o profesar la religión o creencia que a bien tuvieren.

Art. 10.- Principio de autonomía.- Las entidades religiosas tendrán, en los asuntos religiosos, plena autonomía en su organización, estructura y gobierno; prácticas litúrgicas y de culto; gestión de recursos y finanzas, dentro del marco jurídico vigente.

Art. 11.- Principio de Cooperación.- El Estado ecuatoriano, los gobiernos regionales, los gobiernos locales, y toda entidad pública o privada, podrán suscribir convenios de cooperación con las entidades religiosas legalmente reconocidas, sobre temas de mutuo interés, en procura del bien común.

La cooperación estatal atenderá los principios de justicia social para promover la atención y la igualdad de oportunidades a los sectores menos favorecidos por su situación socio económica o geográfica.

Art. 12.- Interpretación de la ley.- Cuando deba interpretarse una o varias normas de la presente ley, se lo hará atendiendo la Constitución y los principios establecidos en esta Ley, en el sentido que más favorezca la plena vigencia de los derechos humanos.

Art. 13.- Objeción de conciencia.- Toda persona podrá declarar oportunamente su oposición al cumplimiento de un deber jurídico, en razón de sus convicciones morales y religiosas y en el ejercicio de su libertad de conciencia, pensamiento y religión, sin que este derecho pueda menoscabar otros derechos, ni causar daño a las personas o a la naturaleza. En caso de conflicto entre principios o valores, se aplicará el criterio de ponderación.

Art. 14.- Pluralismo religioso.- El Estado protegerá la práctica religiosa favoreciendo un ambiente de pluralidad y tolerancia.

Art. 15.- Prohibición de discriminación por creencias religiosas.- Se prohíbe toda acción u omisión, que directa o indirectamente, discrimine a una persona humana en razón de su religión.

TÍTULO TERCERO

Régimen Jurídico

Art. 16.- Naturaleza jurídica de las entidades religiosas.- Las entidades religiosas son personas jurídicas de derecho privado, sin fines de lucro de carácter especial e interés público, que fomentan el desarrollo espiritual e integral de la persona humana.

Art. 17.- Derechos de las entidades religiosas.- Son derechos de las entidades religiosas los siguientes:

1.- Al reconocimiento jurídico por parte del Estado;

2.- Al respeto de su autonomía, a establecer sus normas internas de gobierno y organización;

3.- Establecer templos, lugares de culto, o de reunión según sus creencias;

4.- Desarrollar públicamente sus actividades religiosas;

5.- Que su nombre no sea usado por otra entidad religiosa;

6.- Establecer actos litúrgicos y días festivos de acuerdo a sus creencias y de conformidad con la normativa legal vigente;

7.- Establecer centros de enseñanza religiosa con sus propios sistemas educativos y culturales, en los que se imparta educación formal o no, escolarizada o no, en cualquier nivel y modalidad; así como centros de formación misional;

8.- Establecer hospitales o centros de salud de cualquier tipo;

9.- Establecer centros de beneficencia, cualquiera sea su finalidad…

About these ads

0 Responses to “Hacia la Ley de Igualdad y Libertad Religiosa III”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: